Hay que educar y enseñar para ser ciudadanos del mundo


 

El hoy es prolongación del ayer y el mañana dependerá de todo lo anteriormente acontecido y tomado como referencia para elaborar hoy, cada uno y como lo crea conveniente, su propio proyecto de vida hacia el mañana indeterminado

 

Los separatismos normalmente surgen de grupos críticos minoritarios con un interés desmedido, aparentemente ideológico, para conseguir el poder real o subrepticio, de aquí que sean de corte totalitarios, llegando incluso a la sedición o rebelión. Adoctrinan a su plebe a través de los símbolos, la lengua, la enseñanza, las leyes y de los media preferentemente, además lo hacen de forma consciente e insistente en la repetición. Su prepotencia revestida de cinismo y desafío les lleva a actuar de forma coercitiva, con lo que acosan y presionan produciendo miedo por las consecuencias de represalias efectivas que puedan producirse, en el caso de pasividad o indiferencia del sujeto pasivo.

Lo que antes de que trocearan lo que se llamaba España lo han convertido en una segregación política en forma de división territorial geográfica de hecho, en las que los «Señores Feudales» no quedan obligados a guardar fidelidad como vasallos al Sr. Central, al ser en efecto «feudos independientes», a los que se les ha dado en llamar «Autonomías». Entre otras cosas diferenciales entre ellas, hay en algunas en las que no pueden algunos españoles trabajar ni estudiar, salvo que lo hagan en su idioma, el establecido como principal y dominante, que es distinto del español, lo que queda ratificado por la realidad de sus parlamentos y administraciones públicas.

El idioma español puede que ya, o dentro de muy poco tiempo,  sea el segundo con más proyección para la comunicación y los negocios en el planeta Tierra, además nos une y beneficia a todos los españoles por la cohesión que produce, aunque es cierto que lo mejora el complemento de otras lenguas, pero no conviene olvidar nunca, bajo ningún concepto de interés parcial, que siempre lo primero va delante por ser lo principal. Hay que educar y enseñar para ser ciudadanos del mundo y no hijos del Estado o estadillo, pues ahí está ya hace mucho tiempo el presente y cada vez mucho más el mañana. El hoy es prolongación del ayer y el mañana depende de todo lo anteriormente acontecido y tomado como referencia para elaborar hoy, cada uno y como lo crea conveniente, su propio proyecto de vida hacia el mañana indeterminado.

El progresismo-reformismo político (cambio sin saber de qué a qué y otras vaciedades por carecer de sustancia, lógica y sentido común) para diferenciarse o ser distintos con privilegios nace de la nada, simplemente se decide que lo anterior realmente acontecido como verdad irrefutable no vale, es más, se desprecia por considerarse pernicioso, claro está, para sus intereses.

No se puede parar el tiempo, es empeño inútil.

Lo importante que se impone con la etiqueta de «nuevo» es lo que interesa y desde ahora como beneficio y singularidad diferencial, pero ya hay suficiente documentación histórica certificada por los desastres acontecidos que esa falacia ya no es recogida y menos continuada, sobre todo cuando se compara y considera la causa como razón y ser de la realidad de convivencia normal de cualquier sociedad avanzada y cohesionada, en una necesaria evolución étnica  social adaptativa normal y hacia proyecciones de entidades de dimensiones colectivas que están dando lugar a sociedades plurales de grandes concentraciones de masas urbanas. Los desplazamientos de grandes masas organizadas de forma consciente y vergonzosa tienen difícil asiento y casi nula integración, por lo que la convivencia directa o próxima cada vez producirá más inquietud, distancia e incluso desprecio, con lo que surgirán rencillas, enfrentamientos y nuevos odios difícilmente asumibles. Es presumible que la convivencia en muchos lugares no será envidiable. ¡Ojalá que me equivoque, pero creo que no!

En general, a la realidad del mañana no será fácil darle la adecuada y proporcional respuesta, pues casi todo el contenido actual lo están cambiando y a gran velocidad. No se puede parar el tiempo, es empeño inútil. Tampoco se puede parar el cambio de otros conceptos o tecnologías, fruto de grandes proyectos de investigación ya muy avanzados y que darán lugar a grandes transformaciones. Lo cuántico y lo intangible con los ojos no se ve ni se toca con las manos, pero son realidades que se miden con el prefijo nano (milmillonésima parte de algo). La nanotecnología tiene un campo prácticamente ilimitado en lo que respecta a usos industriales, medicina, aeronáutica, manipulación de masas y en cualquier campo de investigación aplicada utilizando medios a nivel de electrón, molécula, etcétera. Las realidades del mañana inmediato que condicionarán la vida de todo y de todos serán las llamadas intangibles.

Ante el reto gigantesco del futuro, la filosofía aplicada a la antropología metafísica evolutiva adaptativa aplicada y contrastada debería ser la enseñanza primera y principal para cualquier entender y saber, pues de esta forma se conocería el inmenso campo que hay entre lo muy pequeño o nano y lo grande o cósmico, pues así, desde este considerando, el profesional, licenciado o la formación de grado superior que sea, dejaría de ser tan mediocre como lo es en los momentos actuales, incluyendo, claro está, a los políticos de cualquier rango, que en los momentos actuales no llegan ni siquiera a mediocres. El movimiento es global para todos y entre todos. Sigue siendo claro que para pintar no hay más remedio que poner pintura. Se acabó el tiempo de los pintamonas.

Recuerdo que, no hace tanto tiempo, una madre estaba muy contenta porque le habían colocado a su hijo en un taller mecánico, con lo que ya tenía el resto de su vida resuelta. ¿Son lo mismo o parecido los coches de los años sesenta que los actuales? Conviene recordar al maravilloso 600 y compararlo con los actuales. La aviación de antes y las excursiones al espacio así como las comunicaciones y sus aplicaciones no hace tanto tiempo, nada tienen que ver  con lo actual y mucho menos dentro de tres o cinco décadas. Posiblemente las aeronaves permitirán desayunar en Madrid, almorzar en Toronto y dormir por la noche en Madrid. ¿Recuerda la gran importancia del teléfono fijo y las cabinas? Yo tenía una línea telefónica punto a punto para operar en el parqué de Nueva York con un coste en pesetas que me da mucho rubor decirlo por lo escandaloso en cantidad, pero ahora lo que hago es cien veces más, más eficiente y por 100 veces menos. Lo que está de por venir lo sabrán mucho mejor los altos ejecutivos actuales y los licenciados y doctorados, porque sin darse cuenta verán que lo que están haciendo o les han enseñado no les valdrá. 

El mañana será distinto y muy diferente en muchas actividades cambiantes, en imparable evolución, para las que no están siendo preparados. ¿Puede que la enseñanza actual sea lo más parecido a una estafa inconsciente o políticamente consciente y, por lo tanto, desgraciadamente irresponsable?

Es cada vez más evidente que, por culpa de lo llamado «progresista y reformista» en forma de desenrollo, que no desarrollo, acorde con las realidades naturales de las posibilidades de los pueblos, las crisis profundas en forma de depresión aparecen periódicamente, con lo que se anula una parte muy importante de la realidad vivida en forma de ficción. 

Vivir acorde con lo que se gana y ahorrar un poco es desarrollo, pero ganar cien y gastar doscientos es desenrollo. Vivir muy por encima de lo que se puede tiene que ser a base de contraer deuda, que luego hay que pagar, más los intereses.

Ahorrar o invertir para generar o mantener una riqueza real no es lo mismo que gastar en cosas con valor residual cero y, encima, que no se puedan pagar. Considerar que al pueblo hay que afianzarle en que «solo tiene derechos» es alta traición y por lo tanto punible, es considerarle como un parásito social y, a su vez, llevarle hacia su ruina segura. El ser humano nace sometido indefectiblemente, le guste o no, a imposiciones y obligaciones que no puede eludir durante el desarrollo de toda su vida, incluso en cantidades tales que le agobiarán, llegando como se descuide a la angustia y posible desesperación. 

Los derechos, ¿qué derechos, salvo que pertenezca a la casta política o a sus cuerdas derivadas? La sociedad de siempre está dividida en dos estratos tectónicos geológicos denominados aceite y agua. Los salmones se reproducen y engordan para que luego se los coman los osos pardos. Además, por mucho que se quiera agitar por arriba para igualar en paridad de derechos nunca se conseguirá, ya que el aceite no se mezcla con el agua. El individuo socialmente considerado en derechos es sujeto pasivo y en obligaciones es absolutamente contributivo. El aumento de los impuestos puede que sea exponencial. ¡Ya lo verá!

La mirada corta con los ojos define al miope, pero la patología antropológica referida al conocimiento distorsionado y retorcido ideológicamente aumenta de forma exacerbada cuando se tiene la necesidad de mirar con el cerebro los acontecimientos reales que se desarrollan en todo el planeta Tierra. La grandeza de la persona no está en el alcance de la mirada que permiten los ojos, es el cerebro el que tiene la capacidad real de coordinación partiendo del conocimiento almacenado y así desarrollar la imaginación de la que surge la creatividad, la cual terminará siendo el fruto de las ideas. Son las ideas de cada persona las que, como herramienta o producto, puede utilizar para proyectarse hacia cualquier lugar sin que lo impidan las fronteras, pero sin olvidar que la promoción y comercialización o implantación se verán favorecidas si se dispone  de un leguaje lo más común posible en lo universal, así como de contratación en equidad por las partes.

Además, es una evidencia por clara y sencilla que la vista no mejora cualquiera que sea la lengua, incluso las inoculadas por intereses políticos perversos, pero una lengua generosamente concebida en la sustancia como contenido etimológico y verbo en la correlación de conjunto globalizado y dinamizado, en sentidos multidireccionales armónicos, favorece el desarrollo de un cerebro cada vez mejor estructurado y, a su vez, flexible y adaptativo, así como preciso en su dinámica de funcionamiento efectivo.

Un lenguaje en parte casi integral devenido de las raíces grecolatinas (filosofía y latín) como el español compite cada vez más con el máximo éxito en el mundo entero. Los ojos son maravillosos y lo son porque, muy posiblemente, sin su capacidad para ver no estaríamos aquí, pero el cerebro también es maravilloso, ya que su función es la de centro neurálgico de la vida biológica y la base imprescindible para todo el desarrollo antropológico metafísico evolutivo y adaptativo, hasta el punto de que la vida y relaciones dependen de él.

En español, al hacer referencia al verbo y su conjugación, se ve claramente que corresponde a las lenguas más ricas en su estructura. El leguaje es una importante referencia para un pueblo, una cultura y una identidad con carácter general. Se puede caminar a pie, desplazarse en bicicleta, en coche o en otros medios, pero cada uno puede deducir fácilmente qué medio puede ser más adecuado para el viaje que decida realizar, sin olvidar que él será el responsable de su decisión y, por lo tanto, del resultado obtenido.

En los momentos actuales es necesario recurrir a los principios de las culturas que en su día fueron importantes referencias, como la filosofía griega y el resto del saber, a lo que hay que añadir todo lo aportado por Roma o lo romano que fue la base del latín, el aporte del derecho romano y toda su gran influencia como cultura, y la siguiente influencia el cristianismo.

El humanismo cristiano, el renacimiento y el reformismo, entre otros muchos considerandos, nos han traído hasta aquí. Nuestra civilización occidental tiene cimientos en el ayer cultural-histórico y no tiene sentido ninguna intención o propuesta de demolición, bien debiera seguirse entendiendo que gracias a esa realidad estamos donde estamos y, por lo tanto, referencia para mejorar.

Lo griego, lo romano y el cristianismo cristiano son Europa y España. ¿Por qué tanto interés en destruir la parte importante de nuestra Historia? Anulando el pasado queda libre el camino para adiestrar a las generaciones presentes en lo que interesa ideológicamente a políticos con mentes perversas.

Conviene recordar que,cuanto más lejos se quiera llegar hacia el mañana incierto, más atrás hay que mirar en la realidad irrefutable de la Historia.

Pretender negociar el presente sin mirar al pasado, es ceguera absoluta.

Antonio Sáez del Castillo

31 de Julio de 2016

Volver a los artículos