Reflexión: ¿Será verdad que todo Es un sueño? (y II)

 

El pueblo nunca abrirá los ojos,
porque vive en un sueño profundo.

Sin aprender, 
no se puede comprender.

Por bueno que sea un caballo,
necesita espuelas y fusta

 

Son pocas las personas ilustradas que, formando grupo crítico de opinión y referencia para otros, recapacitan en profundidad y extensión en el mundo que les rodea y en el interior de su misma existencia, especialmente en todo aquello que constituye la parte dinámica de la Antropología Metafísica Evolutiva que da la razón y ser en todo lo adquirido bajo un orden estructurado como energía potencial, que luego se proyecta en forma de flujo de energía cinética codificada. 

Para el ser humano lo que cuenta es su sueño soñado y convertido en su realidad. También ejerce fe ciega en la propaganda que recibe en forma de cuento que le cuentan los cuenta cuentos. Lanzar la mirada al horizonte y elevarla a la inmensidad del cosmos para ver allí las realidades intangibles, así como oler qué es lo que se cuece por el mundo no es cosa posible, hasta allí no llega, eso no está a su alcance, pues muy alejada o tan alta no puede estar la verdad. Un Gobierno único para un Nuevo Orden Mundial sobre la tierra no lo entiende, lo que sí asume como poder es la referencia Merkel, a Obama y mejor en Zapatero o ahora Rajoy.

La pobreza no es la falta de dinero o recursos para cubrir lo mínimo para la vida, también es pobreza la ignorancia, la miopía en la mirada y presumir de un cerebro vacío, luego ya la miseria es ser fruto maduro de un proceso de adoctrinamiento intenso y profundo sobre idioma, enseñanza e intereses políticos sectarios que solo a otros interesan como adormideras del pueblo con fines revolucionarios, seguido de conquista del poder. Cualquier pueblo adoctrinado es reo de un poder perverso, debe asumir que estará sometido y dirigido para, como ejército en lucha, guerrear contra el chivo expiatorio presentado como horroroso enemigo y explotador. Un pueblo identitario por adoctrinamiento es como muchedumbre o ganado que pasará su desdichada vida pastando en los verdes y frondosos prados de la pobreza intelectual. 

En estos momentos convulsos, en los que las adversidades de distintos tipos proliferan por doquier, es normal que la gobernanza se arrugue por no saber dar respuesta adecuada, de aquí que sea normal el que no admita su incapacidad por ignorancia o incompetencia para lo que se presentó y fue ratificado. Lo quiera o no, la gobernanza en todos sus estamentos es la responsable de las crisis y también la responsable de buscar y aplicar las correspondientes soluciones. 

La gobernanza tiene que cargar en sus espaldas la responsabilidad de los males que han caído sobre los pueblos y que les está ocasionando su ruina y en puertas de la miseria. Gobernar es la consecuencia implícita de querer dominar a los demás y tenerlos sometidos por medio del poder de las leyes. El pueblo asume el pago resignado de los impuestos, pero ahora necesita soluciones de sus gobernantes a su angustiosa situación. Lo del chivo expiatorio está ya muy visto, esta vez ya no cuela. Al toro y por los cuernos.

La razón y ser de un lenguaje hablado o escrito se basa en significados y significantes. La razón y ser es el contenido y su esencia de lo que se quiere transmitir, luego se deformará su estructura y contenido según convenga al interesado que lo quiera corromper para hacer ver su punto de vista o conveniencia, hasta el punto de que su significado se adecúe incluso a lo contrario de la realidad, primando la mentira, a través del engaño, como verdad cierta e irrefutable, hasta el punto de luchar o morir por esa falacia horrorosa inoculada. 

El significado de las palabras y las frases se pueden manipular en función de las formas o modos con que se aplique la semántica, el arte de la retórica, la sugestión, vehemencia o el arte de la sugestión en versión fe ciega, el caso es que el que defiende una idea torcida, por ser suya y excluyente, tenga que prevalecer. Para conseguir un poder, previamente hay que construir una colectividad homogénea y lanzarla como avanzadilla en forma de marabunta contra el enemigo a someter en versión chivo expiatorio, que como reo previamente condenado hay que someterlo a la última pena, ya que su pecado capital es mortal de necesidad. 

Cuando se hace referencia al sentido patriótico entran en juego determinados sentimientos que dan lugar a que sobre lo mismo cada uno pretenda llevar el agua a su molino. Cuando se refiere a los hechos de la Historia ahí aún es peor, mucho más difícil de aunar esfuerzos para concluir en lo mismo. No hay duda de que el lenguaje se puede utilizar para defender o atacar, para mentir o acusar de lo que incluso no se puede demostrar, pero lo importante, en sí, es que el lenguaje se adapte a la idea o ideología que el que cree tener el poder lo quiera por ello mutilar, retorcer o pervertir. 

Tengo delante La Razón del 11 de octubre de 2012, en portada: «La doctrina de Mas: Cataluña es un Estado en el nuevo orden mundial». En el libro de texto se estudia «Historia» y lo mismo en el resto del Estado, «Historia de España contemporánea»; «Cataluña es un país europeo, ¿España también?» «Hemos catalanizado el sistema educativo», pero si el ministro Wert dice «españolizar» cierta casta política le acosa pidiendo la reprobación y, tal vez, de paso, que se le «caiga el pelo». 

En «La Sexta», el día 13 de octubre por la noche: «España nos roba y le pedimos al ladrón que nos preste». Pero, ¿de verdad existe el Reino de España y el jefe del Estado español y su Gobierno, así como la Constitución? ¿Es cierto que estamos en un Estado Democrático Social y de Derecho moderno y legalmente constituido? A uno se le nubla la vista, se restriega los ojos, pero sigue sin ver. ¿Será verdad que todo es un sueño? No, mejor que no, ojalá pronto aparezca la luz del alba para un nuevo amanecer.

Los sentimientos van de unos a otros y suelen ser contrapuestos, pero el que toma la delantera en la adaptación como medio para adoctrinar, por dejación y consentimiento implícito del Estado, se apropia de los sentimientos del paciente y queda a su merced, de esta forma tendrá para sí mismo el beneficio del comportamiento inconsciente del soldado o del ejército que defenderá la idea o los intereses del que va buscando el poder para su propio beneficio o le ha mandado conseguir su señor del Nuevo Orden Mundial. Parece mentira que un lenguaje simple, sencillo y bien estructurado se pueda manipular y repetir hasta la saciedad violando las leyes para adoctrinar fuera de la verdad. Para llevar adelante este gigantesco proyecto, cuidadosamente concebido y redactado, hay que dedicar cantidades inmensas de dinero y recursos para financiar editoriales de contenido único en los media y repetición sistemática de la consigna para apoyar y dar consistencia a la causa, así como colectivos instruidos ideológicamente para adoctrinar inoculando la causa.

La lengua pertenece a un pueblo y es fundamental para constituir el Estado. El lenguaje une a una colectividad, es el medio de entenderse en una convivencia normal y en equidad. El lenguaje une, es el medio imprescindible para el desarrollo de una sociedad, por eso la comunicación debe hacerse con el sentido de la verdad en su significado y con la máxima precisión, sin ambigüedades y sin sentidos retorcidos. Lo que se expresa sale del interior sincero y único, es lo que cada uno quiere conscientemente expresar y no otra cosa. Lo que parece obvio realmente lo es y no necesitaría más explicación, pero cuando se tratan asuntos de interés político, de la gobernanza o de Estado los ejemplos de corrupción del lenguaje asustan cuando no alarman. Mentiras como fraude de la realidad para comunicar lo que interesa y, a su vez, ocultar las tragedias de la realidad cotidiana. Los brotes verdes y el final del túnel, la mejor banca del mundo y luego en quiebra,  la corrupción y el nepotismo en forma de gobernanza democrática, lo bien que lo hace el Gobierno de Rajoy como halago falaz y rastrero de Merkel o del FMI. Los planes aprobados de miles de millones de rescate, pero no llega un euro. Reuniones de los altos mandatarios en distintos lugares y países, pero nada se concluye, gestiones y declaraciones pero desde el 2007 ya han pasado 5 años y no hay soluciones. Claro, que en los acuerdos de Lisboa, en el 2001, ya acordaron y pregonaron a los cuatro vientos que llevarían a Europa al primer lugar del mundo en prosperidad. Los culpables de la crisis no están juzgados, siguen en los mismos sitios y ahora hay aún más organismos para lo mismo, o sea, para nada.

La maldad e incapacidad o incompetencia está en todo el aceite. Es por arriba, pero no, ahí no hay que tocar, los que llevan adelante el Nuevo Orden Mundial tienen órdenes concretas de lo que tienen que hacer y cómo hacerlo. De nada se tienen que ocupar salvo de controlar a los pueblos, sacarles el dinero vía recaudación de impuestos  y dirigirlos como ganado por las cañadas hacia los embarcaderos. Los intereses del Gobierno Único Mundial están proyectados bajo la arquitectura del dado en llamar «Nuevo Orden Mundial». Multitud de altos mandatarios de organismos internaciones, dirigentes de partidos políticos, multinacionales y otros hacen referencia a estas denominaciones con mucha naturalidad y frecuencia, ya sea en discursos o siempre que lo creen oportuno. Dirigir la mirada con el cerebro hacia el horizonte infinito y elevarla hacia el inmenso cosmos da lugar a ver lo que hay realmente más allá de lo que alcanza la mirada de los ojos y, aún muchísimo más, de lo que miran los miopes a su alrededor buscando lo que nunca jamás podrán encontrar, como realidad que rige el mundo, salvo las heces de los canes utilizados como mascotas.

La miopía e incluso ceguera, mirar para otro lado, dejación de responsabilidad conferida, consentir implícitamente incluso disculpar o quitarle importancia a los acosos de demolición del Estado, no es ser comprensivo ni buena persona ni demócrata ni por la democracia, realmente es cobardía, incompetencia y alta traición a lo que se juró.   


Antonio Sáez del Castillo

26 de Octubre del 2012

Volver a los artículos