Una herencia maldita

 

¿Cuándo los pueblos dejarán de padecer el cáncer 
que suponen ciertas tiranías de gobernanzas políticas radicales?

 

La gobernanza para los pueblos es como el oxígeno para la vida. Las realidades pasan a la Historia y conviene que las siguientes generaciones las estudien para que jamás se vuelvan a repetir situaciones de tiranía, como las que recientemente se han estado padeciendo. La gobernanza entiende que ejercer el poder sin límites contra su pueblo es la forma de someterlo y tenerlos como hijos del Estado. La gobernanza tiene que ser para dirigir a los pueblos en lo mínimo, en aquello que sea común y no pueda ser realizado por el pueblo en cada uno de sus componentes. El pueblo necesita libertad de acción y ejercicio pleno de sus derechos naturales y civiles, que nunca éstos estarán, jamás, por encima de los principios biológicos correspondientes a las leyes naturales de la continuidad y la subsistencia.

Señor, ¡qué horror, qué horror! Lo que ha estado sucediendo a la luz del día y delante de los ojos. Catástrofe social igual o parecida nunca se debió de padecer, pero ahí está la descomposición del Estado, del gobierno, de la justicia, de las instituciones, de la sociedad, de la economía y de todo casi en general, como si fuera una maldición apocalíptica aplicada por una ideología de izquierdas radical que nunca ha querido a España unida. Cuando todo el mundo va a lo grande o a lo grandioso y es lo ecuménico o cósmico lo que predomina, aquí se ha estado desarrollando una situación de acoso y derribo sin ningún tipo de justificación y, desde luego, ningún merecido para la sociedad que, ajena a la causa, ha tenido, tiene y tendrá que soportar penurias jamás soñadas.

La memoria en el ser humano flaquea, es otro de los horrores que el ser humano aún tiene que seguir soportando y, como causa de ello, no recuerda el pasado, no quiere volver atrás por dejación, abandono, negligencia o simplemente porque se merece el castigo de no dar respuesta oportuna, en tiempo y forma, cuando le imponen los acosos y le agobian. La colectividad común en forma de pueblo es el verdadero Estado, es el Gobierno en sí y para ejecerlo nombra a primus inter pares, los primeros entre los iguales, a los que se les asume conocimiento, mérito, principios y valores, además de ejemplaridad y honradez.

Qué pena que en el últimos tiempos también se hayan olvidado las hazañas destructoras de Felipe González y sus gobiernos, qué pena que el común tenga una memoria tan frágil, es de lamentar que todas las fechorías anteriores, incluso el crimen de estado con los GAL, hayan sido olvidados. Conviene recordar algunos hitos de referencia como la EXPO, el BOE, el gobernador del Banco de España, el Síndico de la Bolsa, el ínclito Roldán, Filesa, Malesa, PSV y 24% de paro, además de muchos etcéteras.

Zapatero también con Rubalcaba y sus acólitos de ideología radical han conseguido mejorar lo del ahora renacido y clamoroso Felipe González y Guerra y ahora las hazañas realizadas se  pueden describir por recientes una tras otra. Antes 24% de paro ahora 21,5% más otro 3/4% encubierto. Ahora también destruir España, pero abundando la fechoría, con lo que han hecho un saqueo generalizado y desarrollado todo tipo de corrupción. La gobernanza de estos casi 8 años también pasará a la Historia como hecho fúnebre para la sociedad española. ¿Como se entiende hacer la Ley del aborto y la pastilla, en un país en el que el índice de natalidad es el más bajo de los países desarrollados? Pues no se piensa que el sistema de bienestar para las últimas edades de la vida queda prácticamente destruido, y justo cuando no se puede conseguir el mínimo de ingreso para la subsistencia.

Una última medalla del ignorante integral Zapatero ha sido el jactarse de que, gracias a él, no se ha intervenido a España. Gracias a él, también, el Estado está descompuesto, también la sociedad y todo lo que se ha sembrado costará mucho tiempo segarlo, pero no habrá más remedio que esta cizaña nacida sea agostada, pase lo que pase y se necesite el tiempo que se necesite, pero es imprescindible que la sociedad sea recompuesta, que las cosas vuelvan a su estado natural de convivencia sobre la base primera y principal biológico y social en armonía y convivencia cercana, conviene que la persona vuelva a recobrar su dignidad, que tenga la posibilidad de proyectar cada uno de sus componentes de la mejor manera y medio que entienda respetando todo su entorno y sus semejantes, pero mirando hacia el horizontal y hacia arriba, hacia el cosmos infinito para poder desarrollar ahí las ideas y adornarlas de creatividad para poder llegar a una sociedad de inteligencia y conquistar nuevas áreas de producción con posibilidad fácil de exportar al resto del mundo. Ahora se nos van los universitarios licenciados y doctorados a otros países y esto es otro crimen social. Se exporta la inteligencia y se quedan los braceros y, con ellos, más autónomos, más minifundio y más pobreza. 

Se necesita inteligencia, conocimiento, creatividad, asumir riesgos y mirar hacia delante, hacia la inmensidad del mundo que es donde está el negocio duradero y próspero. ¡Qué así sea!

pie gráfico:

Ésta es la misma serie que se muestra en portada, pero allí está en escala semilogarítmica y aquí en escala aritmética.

Para conciliar números pequeños y grandes hay que recurrir, normalmente, al logarítmo con el que se miden porcentajes. Pues aquí puede apreciar que desde 1960 ya la escala es muy dudosa.

También esta serie empezó el último tramo de ciclo alcista igual que el mercado americano, a partir de 1982.


Antonio Sáez del Castillo

25 de Noviembre del 2011

Volver a los artículos